lunes, 25 de junio de 2012

Deseame mucha suerte;

Había pasado tanto tiempo con la cabeza baja que se había olvidado de lo bonita que es la luna llena. Normalmente la gente encuentra la calma en ella como si la luz que evade pudiera solucionar cualquier problema.
Aquella noche brillaba mas que nunca, es ironico cuando las noches brillan y los días son oscuros.
Demasiadas lagrimas habian causado demasiados problemas y ahora las sonrisas conquistaban su alma. Los besos se evaporaban  y mientras yo contaba las estrellas, en sus ojos se reflejaba la luna llena

No hay comentarios:

Publicar un comentario