lunes, 28 de octubre de 2013

Muero de ti.

La acaricié y de mi boca salió un suspiro, estaba harta de verla sufrir.

-Lo sé, sé que el futuro da miedo, pero no podemos volver al pasado solo porque nos resulte familiar... Aunque a veces sea tentador.


"Qué bien se me da dar consejos pero que mal los sigo" - pensé, pero no lo dije, no era el momento.


Y entonces apareciste, no fisicamente, si no ahi, ahi donde siempre te encuentro, en mi vacío.

Apareció tu voz, tu manera de sonreír (y también tu manera de enfadarte) aparecío ese lugar y la lluvia de Mayo, las ganas de morir y las ganas de vivirte, aparecieron las canciones y todos los párrafos que llevan escrito tu nombre, apareció el dolor y te juro que tu presencia era tan fuerte que casi podía sentir tu olor.



El pasado, difícil lugar para vivir.
(sobretodo sin ti)


No hay comentarios:

Publicar un comentario